Micronesia en el Cerebelo

Rock, cine, comics, ciencia ficción, cervezologia y sueños rotos.

Monday, February 04, 2008

Crumb


Crumb, la película, en el fondo es un desgarrador relato sobre supervivencia. Supervivencia entendida como capacidad de perdurar, no como capacidad de adaptación. No en su acepción darwinista, sino vital.
Crumb es la historia de tres hermanos, imbuidos en una época y un ambiente de pobreza espiritual, de falta de imaginación, de familias miserables en los suburbios perfectos de los 50.
Crumb es el comic como tabla de salvación, como refugio en el que esconderse, como país en el que vivir: País en el que algunos se extravían, y otros se pierden.
Cuando la vida, a ráfagas, transcurre como una tormenta, el viento se ha llevado a dos de los hermanos: Al país de la locura o de la muerte. Maldito darwinismo.
El que queda en pie, Robert, maravillosamente peculiar, afortunadamente sigue sin pretender encajar. Uno de los grandes genios del lapiz, observador, cínico, contradictorio: No tiene fe en la humanidad, ni en el ser humano, es un pesimista total, pero forma su familia, y lega a sus hijos el futuro de la incertidumbre y la condena de la naturaleza humana.
Demos gracias a que a él no se lo llevara el ciclón...

3 comments:

Alex said...

"Crumb" es perfecta. Dolorosamente perfecta. Ver a Charles desencajándose paulatinamente resulta muy doloroso. Quedó demostrado hace mucho tiempo que la raza humana desaparecerá algún día. Hay mil estudios, además del sentido común, que lo prueban. En ese aspecto, la acepción darwiniana del asunto carece de sentido, pues la reproducción no garantiza la pervivencia de la especie. Robert Crumb sobrevive por inercia, pienso. Se ha dado cuenta de que esto es mejor que hay y por ello continua. Tuvo suerte además, encontró a la mujer perfecta para él, algo que ni los más optimistas creían fuese posible. Aline le niveló y supo sacar lo mejor de él. En la última entrevista que suya que he leído (muy reciente, a El País) se le intuye como un nuevo burgués que no entiende lo que le rodea pero lo asume. Sus hermanos (y Charles reside en mi memoria) no fueron capaces de conseguir ese equilibrio.

Por cierto, que no le he dicho: su arte vitriólico es inmortal.

BUDOKAN said...

A mi también me pareció una gema digna de rescate esta película sobre el gran dibujante. Qué bien que la comentes en el blog. Saludos!

lutxo said...

Crumb es dios, pero nunca he visto la película!