Micronesia en el Cerebelo

Rock, cine, comics, ciencia ficción, cervezologia y sueños rotos.

Monday, May 15, 2006

Redifusión: Happiness


Mike echó a correr por el jardín. Al pasar se hizo daño con una de las plantas de su abuela.Corrió, corrió y se escondió detrás de un montón de leña apilada. Desde el muro, a su izquierda, un gato rubio le observaba con suficiencia.
Su pequeño corazón latía enérgicamente. Nigel salió de la casa. Se oyó un portazo, y ruido de pisadas.
Mike a sus seis años de edad, era un niño extraño. Pero eso no tenía nada que ver. Maldita sea, no fue culpa suya, NO ERA CULPA SUYA...
Mike sentía una enorme vergüenza por lo que Nigel hacía(por lo que le hacía). No creo que os hagais una idea. No es fácil para nadie, pero coged el momento más embarazoso de vuestra vida y multiplicadlo por un trillón.
Y no sabía por qué, qué era exactamente lo que estaba ocurriendo, simplemente era algo oscuro, secreto y desagradable, una rendija por la que el mundo adulto más sórdido se colaba y le golpeaba.. No solo las amenazas y chantajes de Nigel le silenciaban. Simplemente estaba estupefacto, avergonzado, perdido...
Era ese sentimiento de vergüenza, insisto, honda y profunda, de decepción, un miedo a romper el secreto que le asfixiaba, a no ser creído, comprendido...a ser digno de lástima...no, contra esto lucharía solo...
Todo esto no lo pensaba así, con su mente infantil, sino que lo recordaba años después, intentando descifrar que recuerdos eran verdad, y cuales autodefensa, autocensura, imaginación infantil...
No, no podía decir lo que Nigel hacía, porque en aquel entonces tampoco lo sabía exactamente, en su inocencia.
-Ven-le dijo Nigel calmado. Avanzando paso a paso por el jardín. Los pájaros parecieron callar. El gato rubio saltó al otro lado del muro- Ven, si no vienes, no jugaré más contigo. Y sabes que no tienes muchos más amigos por aquí...
Mike, agazapado entre los troncos cortados, llenos de hormigas, procuraba respirar silenciosamente, con los ojos fijados en el techo de uralita del porche.
Silbando despreocupadamente, Nigel un muchacho unos cuantos años mayor que Mike, de complexión fuerte y ademanes tranquilos, miró furtivamente a un lado y a otro, y localizó el escondite de Mike, pero no se dirigió allí, sino que se apoyó en una cerca....
-Le diré a tu abuela que te has portado mal. ¿Ves esas macetas? Las romperé y diré que has sido tú. Entraré y romperé la lavadora...¿Adivinas quién habrá sido? Habrás sido tú. Te castigarán. Te encerrarán y tirarán la llave-Nigel sonrió.
Mike salió de su escondite. Tarde o temprano le hubiera encontrado. Nigel ensanchó su sonrisa, se acercó a Mike y le desabrochó el botón de los pantalones. Bajó la cremallera...
-Y ahora, juguemos...

(Aparecido originariamente en el blog sic transit gloria mundi) Perdonen por no ofrecer novedades, aún me queda un mes largo de acceso restringido a la red. Ice y Harris ya lo leyeron en su momento, siento ser reiterativo.

7 comments:

bowie said...

joder, se me ha atrangatado el café previo a la final de la Champions...

está muy bien escrito, lo dice todo sin decir nada

abrazo

Ice said...

Uf! sí, lo recuerdo... ¿cómo no hacerlo?

Esther said...

jo

edharris said...

Ya te digo, tuvimos unas semanas "Happines" un tanto peculiares...

Fiel reflejo tu relato de lo cruda que puede ser a veces la vida. A ver si te animas a escribir más cosas tuyas.

Horrorscope said...

La releche, ya lo había leído pero no deja de impresionarme.

Overlord said...

espectacular

Kill James Cameron said...

Mycroft se te da de lujo la palabra escrita