Micronesia en el Cerebelo

Rock, cine, comics, ciencia ficción, cervezologia y sueños rotos.

Saturday, December 13, 2008

Cajas de música difíciles de parar


Esta decada ha visto la publicacion del que es para un servidor el mejor disco de la historia del pop español.
Un disco doble que funciona, con lo poco partidario que soy de ellos (implican casi siempre exceso).
En este disco la narrativa de Vegas se muestra mas compleja y madura. Podriamos tirar del topico de que recrea un universo propio, pero mas bien es una mirada propia sobre la miseria del mundo, en el que personajes desesperados, malditos o simplemente hastiados deambulan.
Parece que la soledad, el crimen, la dependencia, las historias como de truculento cuentacuentos, no dejan rendijas de esperanza. Pero eso es reducir el discurso, como dice en la apertura de noches articas:
"nuestros pulmones
se anegan en un sueño
que envenena y que sana".
Así pues este disco es un exorcismo, una plegaria, una triste cronica, pero no un mero lamento derrotista. Se trata como en solo viento ("Y me adentré en una ardiente oscuridad.
Y al avanzar, había tanta gente que no pude ver nada más.") de explorar las zonas oscuras en las que vivimos, la sordidez de una existencia sin sentido, inaprehensible.
También es un disco que comprende las derrotas que empiezan por uno mismo. En la sed mortal es una gran plegaria pidiendo perdon por existir, El salitre establece ese derrotarse a uno mismo: "¿Cómo puedo quererte bien
si yo soy mi propio enemigo?"
Al final, en una musica que fluye con los textos, en una mirada inteligente y lúcida que se desarrolla a lo largo de todo el disco, Vegas explora el nihilismo del hedonismo (Gang Bang), las noches de alcohol y sexo solo para acallar las voces de nuestra cabeza...
Stanislavsky podria resumir esa busqueda humana que es el disco (Busco el dolor en mí y no a mí en el dolor
y empiezo preguntándome cómo, cuándo, dónde y por qué)
Vegas habla de ansias que no pueden saciarse, de necesidades y apetitos imposibles de colmar, de La sed (Y bebí.
Pensaba yo que así
iba a calmar la sed).
Entre referencias dylanianas, ecos de Waits, de los byrds de gram parsons, de van zandt, se desgrana el profundo dolor de estar vivo (En etcetera: "rezo para salir de este pellejo,
y rezo para huir
muy lejos de aquí,
muy lejos de mí")
La truculencia de maldicion parece la historia de un pecado original narrado por Kerouac en lugar de por Milton, y recuerda al Nick Cave mas biblico.
Se trata de un gran clasico que situó el liston increiblemente alto. La enorme forma de Vegas en ese momento se muestra en lo que queda fuera: Los Eps Miedo al zumbido de los mosquitos y Canciones desde palacio completan un panorama desolador y magnifico.

3 comments:

laura said...

muy profundo tu análisis del que es con toda seguridad mi disco preferido. cajas de música es un disco perfecto y casi insólito para un nacho vegas que en esa época no sólo era bastante poco conocido sino que además venía de otras cosas - me pregunto cómo convenció a la discográfica para que le publicaran un doble así. para mí es valentía, honestidad brutal, y ante todo un ejercicio poético insuperable. el manifiesto desastre se acerca a lo mejor de cajas de música, pero se deja en el tintero algunas cosas que se echan bastante de menos desde la publicación de este cd.

cómo me gusta que hablen de nacho...

Paolo2000 said...

Noches articas se me aparece en mi cabeza en mas de alguna, valga la redundancia, noche mas o menos aciaga...

Christin said...

This is great!