Micronesia en el Cerebelo

Rock, cine, comics, ciencia ficción, cervezologia y sueños rotos.

Friday, January 11, 2008

Control: Love will


Corbijn desmenuza un retrato frío y analítico de la tristeza. Vivido de primera mano, pero narrado con distancia, cada plano, cada escena, cada pequeño detalle de la película, cada gesto, se planifica con obsesión y precisión.
¿Es casual que también Anton provenga del mundo de la fotografía? ¿Es casual que comparta la firme meticulosidad, el discurso seco, natural pero altamente cínico, de Kubrick?
Hay un tono humano en la película, pero se huye de lo lacrimógeno, del populista análisis fácil del mito.
Estamos ante la obra de un enorme director, pero una obra estéticamente hermosa, cerebral disección del mito desmitificado, pero un tanto superficial.
Faltan más primeros planos de corazón, un poco de comprensión de un testigo directo. El retrato que compone el protagonista es completo, y su calibrar las contradicciones de la pasión humana, perfecto, pero todo el retablo que sustenta el fondo, el paisaje por detrás del primer plano, esta tratado con ligereza: Al contrario que en 24 hour party people en que el conjunto es el todo, aquí los personajes secundarios son meros peones y ni siquiera peones verosímiles: ¿Es acaso Bernard Summer el petrimetre callado y presuntuoso que aparece? Más bien creo que es la vision que Corbijn tenía de él.
Las relaciones internas de la banda se tratan por encima y sin profundidad, y eso resulta sangrante en el caso del fotógrafo oficial del grupo.
Y sin embargo, es uno de los mejores debuts cinematográficos de los últimos años. Se ha hecho de rogar, y ha sido con la cara amarga del rock, con el vía crucis de un amigo, con la fugacidad de la vida y las contradicciones del corazón.
Lejos de oportunismos, Corbijn hace una película meticulosamente objetiva, formalmente perfecta, algo falta de sentimiento, y, esperemos, primera piedra de una fructífera filmografía.
Aunque toda ella se resuma a la perfección con el clip que él mismo grabó hace ya tantos años...Ya saben...

Pd. Qué bella sale Alexandra Maria Lara! Aunque su papel sea una mierda.

2 comments:

Alex said...

No la he visto. He leído tu reseña sin saber nada de "Control" porque no estaba en la lista de probables. Tanto entusiasmo matizado ha despertado mi interés. La veré, en cuanto la oferta digital disponga de ella, y veremos. Aunque no soy muy optimista. Me huele a retablo frío.

Y sí, Alexandra Maria Lara es un bellezón aunque su papel sea una mierda. Afortunadamente, en "El Hundimiento" le tocó lo lotería. Qué gran película y qué buen papel el suyo.

Mycroft said...

Fría, pero muy hermosa.
En serio.
A Alexandra le ha tocado un papel de mudo objeto del deseo, de extranjera hermosa e inescrutable, casi de chica bond.
Es una pena, el caramelo va para la Morton que lo clava como esposa.