Micronesia en el Cerebelo

Rock, cine, comics, ciencia ficción, cervezologia y sueños rotos.

Thursday, August 07, 2008

Dexter


Consumidas las dos temporadas de Dexter, paso a comentar un poco lo que me ha parecido la serie. Trataré de evitar Spoilers en lo posible.
Dexter es una serie hondamente inscrita en una moral cristiana. El antiheroe necesita una justificación. Los guionistas evitan mostrarnoslo verdaderamente despreocupado de sus actos. Nos dan un background que le justifique, que le redima. Su pasado es una razón, no un cheque en blanco, pero si una explicación. De lo contrario sería verdaderamente un monstruo, un antihéroe, y sería repulsivo a los espectadores en tanto hombre nietzscheano.
No olvidemos que Dexter sufre, tiene dudas, y en la segunda temporada se ve enfrentado no a un enemigo con el que competir sino a si mismo y a su propio método. Tanto investigandose/obstaculizando la investigación, como dando sentido a la metodología heredada de un padre totalmente arquetípico al que debe derribar para poder construir sus propios valores.
El Dexter humano(demasiado humano) lucha por abrirse paso y dominar una identidad fragmentada. Y sin embargo el Dexter asesino acaba siendo el auténtico, el fundamental. Bajo la máscara del monstruo había un hombre, si, pero un hombre al que le sigue encantando matar.
La serie Dexter es un péndulo, y la gran actuación del actor principal (aunque me guste más la del villano de la primera temporada) ayuda a que ninguno de los extremos resulte decisivo y se imponga al otro.
Es una serie que me remite a la genealogía de la moral de Nietzsche (¿En qué condiciones se inventó el hombre esos juicios de valor que son las palabras bueno y malvado? ¿Y qué valor tienen ellos mismos?), a su planteamiento del bien y el mal en medio de una búsqueda existencialista ¿Quién soy yo? ¿Qué soy yo? ¿Soy los valores que he heredado, los instintos que me susurran, los traumas que me explican?
En esos términos la dualidad de la primera temporada con su enemigo es más interesante. ¿Es él aquello en que debí convertirme por mi naturaleza?
Por lo demás el tema del justiciero vengativo esta tratado con ligereza y superficialidad. Y eso lastra una segunda temporada con un arco argumental mediocre y desaprovechado. Es la otra razón que redime al personaje (solo mata a los malos). Es la clásica disyuntiva entre el bien, la venganza, la justicia y la Ley. Allá donde la Ley no llega. El juicio de Dexter como único jurado y verdugo le emparenta con Batman, con los enmascarados de Watchmen. Pero mientras Watchmen tiene un subtexto político de honda finura, Dexter acaba siendo una justificación hobbesiana implícita del sometimiento a la ley, pasada por la típica desconfianza anglosajona a los poderes públicos (inoperatividad de la policía).
Dexter esta diseñada para que no nos repugne el personaje. Pero también esta diseñada para que juzguemos su conducta como reprobable y subversiva. Dexter es un comic que trata de reflexionar sobre lo que significa "matar a los malos" pero que acaba siendo un simple tour de force del personaje en su propia perpetuación, entre flashbacks autojustificativos y entrañables muestras de lo humano en el monstruo.
Hubiera sido más interesante investigar lo monstruoso que hay en lo humano. Hubiese preferido de Dexter menos subversión aparente y más desazón auténtica.

7 comments:

Hematocrítico said...

Yo hubiera preferido que todos y cada uno de los personajes que no son Dexter de la serie no dieran tanto asco. De verdad que son una pena. En eso me recuerda a House...
¿Y qué me dices de las subtramas cutrelongas? " La nueva jefa está agobiada porque su novio le pone los cuernos " " ¿Volverá Ángel con su mujer¿" etc etc

Mycroft said...

Es una serie en donde todas las actrices (en especial la hermana y la jefa hispana), si murieran de un accidente aereo no pasaria nada, la verdad

Libertino said...

se me hacen larguísimos los capítulos. Me pasó cuando me leí Predicador del tirón, lo que me leía luego me apestaba bastante.
Ahora, tras ver Lost (casi) del tirón me pasa lo mismo con las series de más de veinte minutos: me dan la brasa. Todas.

Profesor Farnsworth said...

la serie está de buten aunque se podría mejorar, como todo. LA tercera temporada ya está en marcha. Esta es la serie con la que los críticos de TV llegan la orgasmo, la consideran "de calidad"

Alvy Singer said...

Esto de la moral cristiana tiene un poco de UHM. Pero bueno ya nos centraremos. La primera temporada es de momento BRUTAL y FUNDAMENTAL. Veremos como sigue.

Hematocrítico said...

Hombre, yo creo que no. La verdad es que no es ni de lejos una gran serie. Pero es muy entretenida, un buen divertimento.

EMILIO CALVO DE MORA said...

Ha sido la serie de mi verano. Verano en el que he visto poco cine, he leído poco y he bebido mucho. Dexter me ha llenado casi por completo. Quizá por ser un vago. En época de trabajo, cuando estoy activo, cuando me siento ágil, igual no me hubiese llenado tanto. El caso es que Dexter contagia. Un ser humano curioso, al menos. Voy por la mitad de la segunda temporada. Ahí está Dexter y su espejo, su mirada de excéntrico voyeur de la vida que se afana por justificarse y se erige, entre la barbarie de los demás, como el basurero moral de todos ellos.Sin exagerar, me ha enganchado como hacía tiempo que las teleseries no hacían. ¿Desde la primera temporada de 24, la primera de Perdidos, las dos primeras de Los Soprano, la primera de Héroes?