Micronesia en el Cerebelo

Rock, cine, comics, ciencia ficción, cervezologia y sueños rotos.

Friday, June 27, 2008

Flexiguridad : Solo falta seguridad



RIESGO LABORAL
Sanidad recopila los datos de los historiales de 13
empleados del Clínico afectados de cáncer
La Consellería de Sanidad ha comenzado a recopilar las historias clínicas de los seis empleados del hospital
Clínico de Valencia que fallecieron de cáncer desde el año 2005, de las tres trabajadoras en tratamiento de
quimioterapia (dos por cáncer de mama) y de otros cuatro empleados y familiares que han presentado una
denuncia en el juzgado para que se investigue si su proximidad laboral al servicio de Radiología fue
determinante en la aparición de los respectivos tumores.
P. G. del Burgo, Valencia
La dirección general de Salud Pública empezó a recoger información a raíz de ésta última denuncia que
interpusieron empleados de lencería, mantenimiento y medicina nuclear, según informaron a Levante-EMV
fuentes solventes que señalaron que se va a recopilar toda la información por si el juzgado la solicita.
Los cuatro últimos casos corresponden a una costurera del servicio de lencería del hospital, donde ha
trabajado 33 años, y a la que le extirparon los dos pechos tras diagnosticarle un cáncer de mama. También
figura el caso de una empleada que estuvo 16 años en Medicina Nuclear y que en el año 2000 fue operada de
un cáncer de colon que cursó en metástasis y le obligó a someterse a una nueva operación, esta vez de
ovario, un año más tarde.
Los otros dos casos corresponden a dos trabajadores de mantenimiento. Uno de ellos falleció de un tumor
ocasionado por la exposición al amianto y el otro acaba de superar un cáncer de colon.
Análisis de marcadores tumorales
Por otra parte, una docena de empleados de la cocina del hospital Clínico de Valencia han solicitado al servicio
de Riesgos Laborales que les realicen unos análisis de marcadores tumores y un chequeo general para
descartar la existencia de algún tipo de tumor, según informaron a Levante-EMV fuentes próximas a los
trabajadores.
El servicio de Riesgos Laborales del departamento ha encuestado a los empleados del centro de especialidades
de El Grao y Serrería 1 para evaluar los riesgos químicos, biológicos y posturales a los que están expuestos y
para conocer las condiciones de seguridad de cada puesto de trabajo. Y en breve serán entrevistados 70
empleados de la cocina del Clínico y los del centro de salud de Trafalgar. En total, 160 trabajadores.

(El Levante)

Otras tres áreas del Clínico cercanas a radiología
suman ya cuatro casos de cáncer
Otros cuatro casos de cáncer en el Hospital Clínico de Valencia se suman a los seis fallecidos y tres
enfermos registrados en una denuncia presentada en los juzgados de Valencia para que se investigue si su
proximidad al servicio de radiología ha podido influir en este alto número de enfermos.
R. Laguna, Valencia
Aunque hasta el momento el mayor número de afectados pertenecía al servicio de cocina, también se han
contabilizado casos en mantenimiento, lencería y medicina nuclear.
En concreto, se trata de seis trabajadores de cocina que fallecieron entre 2005 y hace un mes, además de tres
empleadas actualmente en tratamiento de quimioterapia, dos de ellas por cáncer de pecho. La última
trabajadora de cocina falleció hace un mes, tras detectarle en 2006 un cáncer de pulmón.
Ahora se suman al caso que investiga un juzgado de Valencia otros cuatro casos de denunciantes y testigos.
Uno de ellos es el de una costurera del servicio de lencería del Clínico, donde ha trabajado 33 años, y a la que
le extirparon los dos pechos tras detectarle un cáncer de mama. También está el caso de una empleada que
estuvo 16 años trabajando en Medicina Nuclear y que ahora ha pasado a mantenimiento. En el año 2000 fue
operada de un cáncer de cólon que derivó en metástasis y la volvieron a operar del ovario en diciembre de
2001.
En mantenimiento también se dieron otros dos casos. Uno de ellos, fallecido de cáncer a causa del amianto en
1998, y otro que acaba de superar recientemente un cáncer de cólon con 60 años cumplidos y más de 30
trabajando en mantenimiento.

(El Levante)

Rambla: "Las muertes de los cocineros del Clínico se deben a distintas causas"


El Clínico considera "improbable" que las muertes se deban a una fuga radiológica. Comunitat Valenciana
El vicepresidente primero del Consell, Vicente Rambla, ha achacado hoy la muerte de cinco trabajadores de la cocina del Hospital Clínico de Valencia en un plazo de dos años por diferentes tipo de cáncer a "distintas razones y distintas causas".

EFE Rambla ha respaldado sus afirmaciones con un informe del Servicio de Protección Radiológica del Clínico que estima "absolutamente improbable" que la muerte de estos trabajadores esté relacionada con la exposición a radiaciones en el propio hospital.

El vicepresidente ha dado a conocer el contenido de este informe en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, al ser preguntado por la denuncia presentada por familiares de cinco trabajadores de la cocina de ese hospital que han muerto, en un plazo de dos años, por diferentes tipos de cáncer, y a la que se ha adherido la Fiscalía de Valencia.

Según ha explicado, "ante la alerta de algunos familiares", quienes presentaron la denuncia en noviembre del pasado año, "el hospital puso en marcha los controles oportunos".

Así, el Servicio de Protección Radiológica llevó a cabo el correspondiente informe de medición de los niveles de radiación en la cocina del hospital y su entorno.

Ese informe, ha precisado, "establece claramente que resulta absolutamente improbable que las patologías del personal de cocina sean consecuencia de la exposición a radiaciones del Servicio de Radioterapia" del centro.

Según recoge ese estudio, el Servicio de Radioterapia "cuenta con todas las instalaciones perfectamente blindadas y verificadas tanto por el Servicio de Protección Radiológica como por el Consejo de Seguridad Nuclear.

Esta circunstancia, junto con "la lejanía de la cocina al Servicio de Radioterapia", hacen "absolutamente improbable que las patologías del personal de cocina sean consecuencia de la exposición a radiaciones ionizantes del Servicio de Radioterapia", especifica el informe.

Rambla también ha indicado que el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Clínico ha realizado exámenes de salud al personal de cocina que "no muestran relación con estos casos".

Además, ha indicado que se aportó un informe que establecía que todos los productos que se utilizaban en la cocina eran los habituales en una cocina y tampoco ellos presentaban ningún problema.

Por todo ello, el vicepresidente ha supuesto que se trata de una "circunstancia en la que se han visto afectadas distintas personas por patologías oncológicas por distintas razones y distintas causas"

(El Levante)


Tres trabajadores del servicio de cocina del Hospital Clínico de Valencia, uno de ellos enfermo de leucemia en la actualidad, declararon ayer en el juzgado de instrucción que nadie les informó de posibles riesgos laborales antes de producirse los casos de cáncer, ni tampoco hubo ninguna revisión médica. Además, uno de ellos reveló que hay otros dos trabajadores de cocina enfermos de cáncer, con lo que suman ya ocho personas en tratamiento y seis fallecidos. Todos coincidieron en que, tras las muertes ocurridas en tres años, la Dirección del hospital les dijo que no había motivo de alarma y tampoco se adoptó ningún tipo de medida.
Una de las testigos manifestó ayer ante la juez que se encuentra en tratamiento por leucemia desde 2007, tras seis años trabajando en la cocina del Clínico. Durante algún tiempo, explicó la enferma, algunas trabajadoras comenzaron a sufrir picores y eccemas en la piel, por lo que hace año y medio les dieron unas gafas y una mascarilla para cuando entraran en el tren de lavado, además de prohibirles utilizar lejía.
No obstante, nunca les dieron ningún tipo de formación o de información sobre los peligros de su puesto de trabajo. Y respecto del cáncer, tampoco les dijeron nunca nada. Sólo cuando cundió el pánico tras la muerte de cinco compañeros y otro tanto que enfermaron, hubo una reunión en la que una doctora les dijo que no pasaba nada y que todo era una alarma sin fundamento.
Esta trabajadora habló de otras dos enfermas, una con cáncer de riñón y la otra con cáncer de ovario y mama, pero no se les dio información por parte de la inspección de trabajo. Además, dijo haber oído comentarios de que por la fachada de urgencias del hospital salen al exterior productos contaminantes.
Los otros dos testigos también son trabajadores del Clínico y coincidieron en que, en 37 años de vida laboral en el servicio de cocinas, nunca se les dio ningún tipo de información. Sólo hubo revisiones de sanidad para controlar que llevaran el gorro y el delantal. Uno de ellos, ya jubilado, recuerda que hace poco se hicieron análisis a las mujeres que se quejaban al entrar en el tren de lavado. Ninguno de ellos conocía al delegado de riesgos laborales.

(El Levante, 26 junio 2008)

Vivimos en una cultura en que nadie es responsable. Usted tiene derecho a morirse y a callarse. ¿Que su trabajo le provoca cáncer? Digalo bajito porque hay dos millones de almas que ya lo quisieran. Podemos despedirle y contratar a otro que se deje matar, y con la flexiguridad le podremos despedir más barato. Trabajará más horas para cobrar lo mismo, en Europa ya lo estamos cocinando.
Casualidades, si todos sus compañeros de trabajo se mueren será que no se cuidan. Casualidades. ¿Responsabilidad? No, ninguna. No me competía a mi. Vaya a atención al paciente. Presente una queja. Llame al sindicato. Vuelva usted mañana. O mejor reviente de una vez.
Abriremos una investigación. Marearán papeles dos años. Las Cortes apenas si atenderán alguna pregunta incómoda de la minoría esquivando la cuestión. Pasará el tiempo. Usted seguirá enfermo. La administración amablemente esperará a que se muera. Y finalmente a pesar de ser todo tan sospechoso, tan obvio, se decretará "no concluyente". No se depurará responsabilidad ni se admitirá fallo. No habrá relación causa efecto. En definitiva, se mirará a otra parte y dejarán la instalación tal y como está para que nuevas generaciones de trabajadores la disfruten. Hay que recortar gastos, no hay que hurgar heridas, pagar indemnizaciones, ni reformar y dar seguridad a las instalaciones. Demasiado caro para una administración autonómica en bancarrota.
¿Está alarmado? Tenemos médicos que le tranquilizarán sin siquiera examinarle. Para eso les pagamos nosotros. ¿La radiación? Esta controlada. La plantilla estaba descontenta con la seguridad, así que hemos cambiado de plantilla que es más barato que cambiar de instalaciones.

2 comments:

EMILIO CALVO DE MORA said...

La administración es un rodillo descomunal que va aplastando caparazones de hormiguitas, antenas de escarabajos, alas de mosquito... A su paso el ciudadano es un insecto salvo que el ciudadano sea un ciudadano vip o sea un ciudadano con influencias, que viena a ser lo mismo... Contundente post, my friend.

Dr.Benway said...

ojú que miedo me da usted.

Hola de nuevo por cierto :)